Switch to Accessible Site
Hands Holding Each Other
Hands Holding Hands

Peaceful Parenting

Parenting is one of the toughest jobs and we don’t get paid for it… in money. I’m sure you can think of comments that your children have made that caused you to feel elated. Unfortunately those are not the only comments they make. The following will help you in coping with the latter.

What is a parent’s job? In its basic form, a parent’s job is to teach their child how to function as a member of society. In addition a parent may decide to teach values that are personally important, such as religious or cultural traditions.

From a psychological perspective the most important thing a child learns from their parent is that they are loved. As human beings we learn that we matter by being loved. You show love by caring for your children’s needs (food, shelter, clothing, safety, and attention). Needs are different from wants and sometimes kids have a hard time differentiating between the two. It is important for parents to help children learn the difference between needs and wants so that they will be able to take care of themselves in the future.

In order to teach children how to function most effectively in society is important to be calm, clear, and consistent. If you think back on a boss you had whom you liked, he or she probably had these qualities. All people perform best when they know what is expected. Children and adolescents are no different. They behave best when the expectations and consequences are clearly known ahead of time.

Although it may be difficult to maintain a calm demeanor when your child has misbehaved, you will be able to get through to them more easily if you speak in a calm manner without yelling. If you think that you will not be able to do this it’s a good idea to take what I call a “parent timeout”. Letting your children know that you’re going to think about what you want to do is the first step. Next, you take a period of time, whether it’s five minutes or a day, to think about why you are truly upset and how you want to handle the situation. When you are calm you are also more likely to be able to listen to what your children have to say and possibly incorporate that into your decision.

Being clear is important because when you are clear there is less confusion about what is expected. When you have an expectation for your child’s behavior it is important to tell them all of the things you are expecting from them, as well as what will happen if they don’t meet your expectations. For example, when you are taking your toddler to the library it is important to set them up for success by reminding them of the rules for behavior in the library as well as the consequences if they break the rules. Asking your toddler to repeat the rules to you is a good way to test them on learning the rules. If they don’t remember the rules it is important not to give them a hard time about this but simply to fill in the blanks for them. It is also important with the toddler not to have too many rules because they won’t be able to remember them all. Basic rules such as walking only, inside voices only, stay near the adult you came with are good rules to start with.  An example with a teen is, when you have given permission for the teen to go see a movie with a friend you describe exactly what you’re expectation is about how the outing will play out, including: who drives, where they will be, whether they will go anywhere else, what time the movie ends, who they will be with, what time they are expected home and what you expect them to do if the plans change. Give the teen an idea about what will happen if expectations are not met.

You may think that you have tried everything to improve your child’s behavior and nothing works. However, upon further thought you might realize that you lacked consistency. Consistency is one of the most difficult aspects of parenting as well as one of the most important. When you threaten your child with a consequence but don’t follow through or allow your child to negotiate  a consequence they have the power. The lesson learned is that there is no meaningful consequence. What is meant by meaningful consequence? A meaningful consequence is one that has meaning to the receiver. For example, if you know that your child is looking forward to an outing with a friend this weekend and they have failed to do their homework for the last three days, a meaningful consequence would be to tell them they are not allowed to go on the outing with the friend. This is something that they will remember the next time they are considering not meeting your expectations. Age is nearly irrelevant in teaching or training behavior. The individual child matters much more. Each child has certain qualities that you can utilize to ensure that they follow your rules and values. Watching them, asking them, and listening to them will enable you to realize what to use as a consequence so that it will be meaningful.

When deciding how much to take or how long to take it don’t give all your power away in one fell swoop. Consider the fact that they may break the rules again, as well as the child’s age. Very young children 3 to 5 years old are not yet able to intellectually relate being “grounded” with behavior from the previous day or week. For them it is better to take away something immediately, utilize timeout (one minute per year of age), or take away a toy, an activity or your attention. It is extremely important that you not confuse yourself by being overly emotional when delivering a consequence. When you are angry you may give more consequence than what you intended. As children get older they are able to link the consequence with the behavior. This skill is not as tied to chronological age as you might think. Some children at six are better able to think this way than a child of eight. Consider your child’s specific temperament, intellectual, and emotional abilities when considering a consequence. When it comes to teens, the thought often follows that there should be more freedom and less instruction. It would be better to have more discussion and allow teens to be a part of the decision process so they can learn how to make an appropriate decision, seeing the situation from all angles. They will have the rest of their lives to make decisions on their own. This is the time to teach them by allowing them to have input. This does not mean that you would do what they want, but that you listen to what they have to say and explain in detail how and why you came to your decision. They may not always like your decision but they will not be able to say you didn’t listen.

Although there is no foolproof parenting method being calm clear and consistent will help you parent more peacefully.

If you are interested in family or parenting counseling contact JM counseling at 407-536-8877 or the website jmcounseling.com




En Español

La crianza de los hijos es uno de los trabajos más difíciles y no recibimos pago… en dinero. Estoy segura de que puede pensar en comentarios que sus hijos han hecho que le ha llevado a sentirse muy feliz. Desafortunadamente estos no son los únicos comentarios que ellos hacen. Los siguiente le ayudará a hacer frente a esto.

 

¿Cual es el trabajo de un padre? En su forma básica, el trabajo de un padre es enseñarle a su hijo cómo funcionar como un miembro de la sociedad. Además, un padre puede decidir enseñarle a su hijo valores que son personalmente importantes, como las tradiciones religiosas o culturales. 

 

Desde una perspectiva psicológica la cosa más importante que un niño aprende de un padre es que es amado. Como seres humanos, aprendemos que importamos si somos amados. Usted demuestra su amor cuidando de las necesidades de sus hijo (alimentos, vivienda, vestido, seguridad y atención). Las necesidades son diferentes a los deseos y a veces los niños tienen dificultad en diferenciar entre las dos. Es importante que los padres ayuden a sus hijos a aprender la diferencia entre las necesidades y los deseos de modo que sean capases de cuidarse a sí mismos en el futuro. 

 

Con el fin de enseñarle a los niños cómo funcionar más efectivamente en la sociedad es importante ser calmado, claro y constante. Si usted piensa en un jefe que tuvo que le había caído bien, él o ella probablemente tenía estas cualidades. Todas las personas funcionan mejor cuando saben lo que se espera de ellos. Los niños y los adolescentes no son diferentes. Se comportan mejor cuando las expectativas y las consecuencias son claramente conocidas antes de tiempo. 

 

Aunque pueda ser difícil mantener un porte calmado cuando su hijo se ha portado mal, usted será capaz de llegar a ellos más fácilmente si usted habla en forma tranquila sin gritar. Si usted piensa que usted no será capaz de hacerlo es una buena idea hacer lo que yo llamo un "tiempo de espera para un padre". Dejar que sus hijos sepan que usted va a pensar acerca de lo que desea hacer es el primer paso. A continuación, tomar un período de tiempo, independientemente de si es de cinco minutos o un día, para pensar acerca de por qué usted está realmente molesto y cómo desea manejar la situación. Cuando usted esta calmado también tiene más probabilidad de ser capaz de escuchar lo que sus hijos tienen que decir y posiblemente incorporar eso en su decisión. 

 

Ser claro es importante porque cuando son claras, hay menos confusión sobre lo que se espera. Cuando usted tiene una expectativa para el comportamiento de su hijo es importante decirles todas las cosas que se esperan de ellos, así como lo que sucederá si no cumplen sus expectativas. Por ejemplo, cuando usted está llevando a su niño a la biblioteca es importante configurarlos para el éxito, recordándoles las reglas de comportamiento en la biblioteca, así como las consecuencias en caso de que infrinjan las normas. Pedirle a su niño pequeño que repita las reglas para usted. Es una buena manera de probarlos en el aprendizaje de las reglas. Si no se recuerda la normativa es importante no darles un tiempo duro sobre esto, pero simplemente para rellenar los espacios en blanco para ellos. También es importante no tener demasiadas reglas para un niño pequeño, porque no podrán recordarlos. Reglas básicas como caminar sólo, dentro de sólo voces, permanecer cerca del adulto que acompaña son buenas reglas para empezar. Un ejemplo con un adolescente es, cuando usted haya dado permiso para que el adolescente vaya a ver una película con un amigo que describen exactamente lo que usted espera es acerca de cómo la excursión se va a realizar, incluyendo: quién conducira, a donde estaran, si van a ir a otro lugar, a qué hora termina la película, con quien estaran, a qué hora deben estar en la casa y que es lo que usted espera de ellos si va a haber un cambio de planes. Déjele saber a el adolescente una idea acerca de lo que sucederá si no se cumplen las expectativas. 

 

Usted puede pensar que usted ha intentado todo para mejorar el comportamiento de su hijo y nada funciona. Sin embargo, tras un nuevo pensamiento puede darse cuenta de que carece de constancia. La constancia es uno de los aspectos más difíciles de la crianza de los hijos, así como uno de los más importantes. Cuando amenaza a su hijo con una consecuencia pero no sigue la consecuencia o permite que su hijo negocie una consecuencia entonces ellos tienen el poder. La lección aprendida es que no hay ninguna consecuencia significativa. ¿Qué se entiende por consecuencia significativa? Una consecuencia significativa es una que tiene significado para el receptor. Por ejemplo, si usted sabe que su niño está mirando adelante a una excursión con un amigo este fin de semana y no a hecho sus deberes en los últimos tres días, una consecuencia significativa sería decirles que no se les permite ir al paseo con el amigo. Esto es algo que recordará la próxima vez que este considerando la posibilidad de no cumplir las expectativas. La edad es casi irrelevante en la enseñanza o formación de comportamiento. Cada niño importa mucho más. Cada niño tiene ciertas cualidades que usted puede utilizar para cerciorarse de que se sigan las reglas y valores. Viéndolos, pidiéndoles, y escucharlos, le permitirá comprender qué utilizar como consecuencia de manera que sea significativa. 

 

A la hora de decidir cuánto tomar o cuánto tiempo debe tomar es no dar todo su poder de un plumazo. Considerar el hecho de que pueden romper las reglas de nuevo, así como la edad del niño. Los niños muy pequeños de 3 a 5 años de edad todavía no son capaces intelectualmente de ser "Grounded" (Castigados) con el comportamiento de los últimos días o semanas. Para ellos es mejor llevar algo de inmediato, utilizan el tiempo de espera (de un minuto por año de edad), o quitarle un juguete, una actividad o a su atención. Es sumamente importante que no se confunda usted mismo por ser demasiado emocional al entregar una consecuencia. Cuando usted está enojado puede dar una consecuencia más grave. A medida que los niños crecen, son capaces de vincular la consecuencia con el comportamiento. Esta habilidad no está tan ligada a la edad cronológica como se podría pensar. Algunos niños a la edad de seis años son más capaces de pensar de esta manera que un niño de ocho años. Considere a su hijo específicamente en cuanto su temperamento, su intelecto y sus habilidades emocionales a la hora de considerar una consecuencia. Cuando se trata de adolescentes, el pensamiento sigue frecuentemente que debería haber más libertad y menos instrucción. Sería mejor tener más discusión y permitir a los adolescentes ser parte del proceso de tomar decisiones para que puedan aprender a tomar una decisión adecuada, viendo la situación desde todos los ángulos. Tendrán el resto de sus vidas para tomar decisiones por su propia cuenta. Este es el momento para enseñarles, permitiéndoles tener una opinion. Esto no significa que usted hará lo que el o ella quiera, pero que usted escuchara lo que tienen que decir y explicara en detalle cómo y por qué se llegó a su decisión. Es posible que a ellos no siempre les guste su decisión pero no podrán decir que no escucho la opinion de ellos. 

 

Aunque no existe un método infalible de crianza ser calmado, claro y constante le ayudará a criar sus hijos más pacíficamente. 

 

Si usted está interesado en la terapia familiar o consejería para la crianza de sus hijos comuníquese con Elizabeth Ibarra-Brletic al numero de teléfono (407) 949-2659.

Schedule Appointment

Click here to schedule an appointment!

CLICK HERE